martes, enero 11, 2022

Ángeles caídos

Esta es otra serie que inicié el año pasado. Estaba en mis intenciones continuarla, pero eso nunca se sabe. Por el camino siempre me distraigo y una nueva serie de imágenes me demandan su representación. Toda pintura que hago es potencialmente la cabeza de una serie. En este caso se trata de unos demonios, inspirados por algunas obras medievales y renacentistas. Se llaman Ángel caído y Ángel rebelde. Ambas están pintadas con acrílico y crayones sobre lienzo y miden 200 x 150 cm.





Trance

 Es ya crónico que este blog se escriba con con un considerable retraso, y cualquiera que lo haya visitado de cuando en cuando se dará cuenta. De modo que dejaré de hacer mención a eso. Escribo cuando puedo, y comparto lo que puedo. Otras cosas aparecen en m cuenta de instagram o en facebook. Dicho esto, hay algunas obras del 2021 que quiero compartir aquí, por algunos motivos. En primer lugar porque son obras con las que estoy medianamente conforme, y además porque son obras que aún no he mostrado en público, y que pienso incluir en una muestra que estoy preparando para el Museo Castagnino de Rosario para mediados de año. Un par de esas obras pertenecen a una serie comenzada en 2020. En ese año realicé una pinturas sobre papel, cuya iconografía (aunque no su sentido, para mí), está inspirada, entre muchas otras fuentes, por algunas imágenes de hipnotismo y por las famosas fotos de las pacientes de Charcot en La Salpêtrière. El año pasado comencé a pintar en tamaño grande algunas de esas imágenes que antes había hecho sobre papel. Hasta ahora son solo dos pinturas, ambas pintadas con acrílico sobre lienzo: Trance, 2021, 212 x 152 cm y Trance II, 2021, 150 x 200 cm.




martes, noviembre 16, 2021

jueves, octubre 28, 2021

Apariciones espectrales

Para el XI Congreso Internacional de Teoría e Historia de las Artes del CAIA, Jesus Antuña produce una lectura de mi obra, centrándose especialmente en dos momentos separados por treinta años: la muestra Despojos en la Biblioteca Argentina de Rosario en 1990, y Figuras, en la galería estudioG en 2020



Amazona

 La última de las obras de la muestra Encuentro que aún me faltaba mostrar en primer plano. Amazona, 2021, acrílico sobre lienzo, 152 x 210 cm. Está basada en la figura de una jugadora de polo, de la dinastía china Tang (618-906 D.C.). (618 à 906 ap. J.-C.) (618 à 906 ap. J.-C.)



sábado, octubre 16, 2021

Encuentro

 Algunas vistas de la muestra en el Museo Estevez de Rosario. Mis pinturas en diálogo con algunas piezas seleccionadas de la colección.










viernes, octubre 15, 2021

Texto del catálogo de Encuentro

Encuentro

 Una tercera serie de obras, pintadas expresamente para dialogar con los jarrones orientales de la colección del Museo Estevez, representan unas urnas o jarrones falsamente chinos y, como sucede con los Cuadros sobre una pared, son imágenes que contienen imágenes en su interior. Están pintados con acrílico, sobre tela, y las medidas son 50 x 40 cm.





Encuentro

 Otra serie de obras elegidas para la muestra Encuentro, es la que llamo Cuadros sobre una pared, serie de pequeñas pinturas sobre papel, comenzada en 2020 y continuada este año. Es una serie que juega con la idea de colección y de museo propio. Entre los cuadros que aparecen representados hay homenajes a algunos artistas que admiro, cuadros vistos en alguna película, o simplemente inventados. También incluí un par de retratos de Gilda. Los empapelados que aparecen  como fondo en algunas de estas pinturas, los he visto en las paredes de alguna película, o están inspirados en algunos artistas, como Matisse o Vuillard.






Encuentro


 


















Esta nueva pintura (No soy tu bailarina III, 2021, acrílico y crayones sobre lienzo, 200 x 150 cm) es una de las que integra la muestra que inauguro en el Museo Estevez de Rosario. Una muestra que entabla un diálogo con piezas de la colección del Museo, que he seleccionado especialmente. Esta pintura, tercera de una serie, está basada como las dos anteriores (de 2019), en figuras chinas de terracota de la dinastía Tang (618-907). La negación presente en el título puede leerse de varias formas. Puede referirse al hecho de que la bailarina de la figura es de otra cultura, puede aludir al célebre Ceci n'est pas une pipe, de Magritte, o tomarse como una declaración personal: no estoy para entretenerte. En ella se conjugan diversos niveles de representación, así como diversas temporalidades. La representación de la escultura de la bailarina, homenaje y cita a la cultura china, la representación de las huellas del deterioro del tiempo, de la distancia temporal, y por sobre estas dos una tercera capa, en la cual se combina una representación más tosca, más cruda, de grafiti, con marcas abstractas, azarosas, que no representan nada, sino que simplemente son, una irrupción inesperada de lo real que destruye toda representación. Tanto la referencia a la tradición, como las marcas de desgaste en la superficie de la tela instauran una cierta temporalidad lenta, una temporalidad de la duración, de la supervivencia, que se confronta con la temporalidad más fugaz, urgente, de la capa superior.