sábado, noviembre 03, 2018

Catálogo de Damas de Shanghái

El catálogo de la muestra que estoy exhibiendo en la Fundación OSDE de Rosario hasta el 9 de diciembre, puede ser descargado en formato pdf desde este link: Damas de Shanghái.

lunes, octubre 29, 2018

China

Parece que la influencia china venía desde mucho antes que mi muestra Damas de Shanghái. Entre las pinturas seleccionadas para la muestra Aquellos bárbaros en el Museo Castagnino de Rosario, se encuentra este díptico de 1988 (acrílico sobre tela, 120 x 100 cm cada panel) titulado Made in China y que presenta a una suerte de mujer-lobo-dragón.


viernes, octubre 26, 2018

Años 80

Hoy, 26 de octubre, se inaugura en el museo Castagnino de Rosario un muestra llamada Aquellos bárbaros, un recorrido por el arte rosarino de la década de 1980. Esos fueron mis años de formación y experimentación. Comencé a exponer colectivamente en 1981 y en 1982 hice mi primera muestra individual. Siendo prácticamente autodidacta, cada muestra reflejó dudas, titubeos, experimentos e influencias varias. Probablemente aún sucede lo mismo.
En las imágenes, en mi taller (en casa de mis padres) en 1982 o 1983, y en la muestra Despojos, en la Biblioteca Argentina, en 1990, el comienzo de otra etapa.



miércoles, octubre 24, 2018

Imágenes de la muestra

Algunas fotos de Damas de Shanghai, en la Fundación OSDE de Rosario. La muestra estará abierta hasta el 9 de diciembre.







Otras damas

Las dos últimas grandes pinturas para la muestra Damas de Shanghái miden 210 x 152 y 200 x 150 cm respectivamente.



viernes, octubre 19, 2018

Damas de Shanghái


Chinoiserie

Ese término, impreso por primera vez en 1836 en una novela de Balzac, pero en circulación desde mucho antes, vino a designar a partir de entonces un estilo artístico muy anterior. Desde la época de Marco Polo, Europa se fascinó con un Oriente en gran medida imaginario y ya desde fines de la edad media la moda mongol (parcialmente inventada) puede verse reflejada en pinturas occidentales como las de Ambrogio Lorenzetti. Los artesanos italianos pronto comenzaron a crear todo una suerte de simbología “china”: flores de loto, dragones, aves fénix, peonías, comenzaron a extenderse sobre sedas y tapices. China era vista como un imperio poderoso y refinado, y la posesión de objetos o ropas de un estilo chino era señal de poderío económico y cultural. La elite italiana que adoptó esa moda mostraba su riqueza y conocimiento del mundo. Durante el Renacimiento, el gusto por la “chinería” se extendió por Europa. A fines de este período proliferaron por toda Europa pabellones chinos, jardines y pagodas, alcanzando su apogeo a fines del siglo XVIII. Asociado con el rococó, fue cultivado por François Boucher, Jean-Baptiste Pillement, Jean-Antoine Watteau e infinidad de otros artistas y artesanos. Plagado de estereotipos y preconceptos occidentales, a veces con respeto y admiración, otras con burla o tergiversación, se manifestó en la pintura, la cerámica, los empapelados y la arquitectura.
De todas las obras de esta muestra que estoy preparando, la serie de los jarrones es la que más se corresponde a una chinoiserie, en la que realmente estoy imitando estereotipos de la cultura china.
Pintadas con acrílico sobre tela, las obras reproducidas aquí miden 50 x 30 y 40 x 30 cm.





Urnas y jarrones

Con las dos series de obras ya comenzadas, decidí complementar la futura muestra con una tercera. Esta se compone con pinturas de pequeño tamaño de jarrones o urnas de un estilo tradicional chino. Aunque me tomé ciertas libertades con el diseño de las formas y de la decoración, me inspiré sobre todo en cerámicas producidas en el período de la República, es decir la época de los yuefenpai. Algunas de estas pinturas representan urnas funerarias. Otras tienen por motivo los llamados jarrones del templo, que también antiguamente se empleaban para contener las cenizas de los difuntos. La idea que tenía mientras las pintaba, uno de esos cuentos que me relato a mí mismo mientras trabajo en los cuadros, y que no me interesa si el espectador conoce o no, es que era en esas vasijas donde se conservaban los restos de las Damas de Shanghái. Tenía la idea de enfrentar, en la muestra, los pequeños retratos de papel con las pinturas de las vasijas. Las pinturas reproducidas acá tienen 30 x 30 cm, 45 x 35 cm y 40 x 30 cm respectivamente.




lunes, octubre 15, 2018

Damas de Shanghái

Como ya he dicho en otras entradas, la inspiración general para esta serie provino de los calendarios llamados yuefenpai. El modelo para cada retrato en particular fue tomado de diversas fuentes, y en ocasiones, es una mixtura de varios rostros. Además de los yuefenpai, recurrí a otras publicidades de la época y a retratos de actrices de cine chinas, de las décadas de 1920 y 1930. Por supuesto, en su representación me tomé amplias libertades. Estas dos obras miden 210 x 152 cm.




sábado, octubre 13, 2018

Pinto/despinto

Cuando trabajo en mis cuadros, hay un momento en el que remuevo con solvente parte de la pintura, y luego lavo bien la tela para eliminar los rastros del solvente. Para esto quito la tela del bastidor y trabajo sobre el piso. En general trabajo descalzo, para no dejar huellas de calzado sobre la pintura, a menos que me parezcan necesarias. En verano es menos sufrido.